Connect with us

Entrevistas

“El potrero te da mucha experiencia y te quita el miedo”

El capitán de San Lorenzo se aferra al envión en el torneo local y dice que el equipo quedó afuera de la Copa por “errores

Publicado

, el

CON EL POTRERO A CUESTAS. Ortigoza se ilusiona con el presente del Ciclón. (Foto: Clarín)

El capitán de San Lorenzo se aferra al envión en el torneo local y dice que el equipo quedó afuera de la Copa por “errores puntuales”; la idea de Guede y el penal fallado en el clásico.

Ortigoza habla como juega. Tira las frases cortas y punzantes, siempre al pie, siempre redondas. Si la charla viene amable mete un caño y sonríe; si nota que el diálogo se enreda, cambia de frente con precisión de cirujano. Tal como hace en la cancha, tal como hizo el sábado en el triunfo ante Huracán, donde se convirtió en la figura excluyente. En un fin de semana escuálido en emociones, el Gordo que es emblema de San Lorenzo brilló por partida doble: fue la manija de un equipo que se afianza en la punta de la Zona 1, y falló un penal, el segundo de los 34 ejecutados en su carrera.

-¿Qué dura más, la alegría de ganar un clásico o la bronca de fallar un penal?

-Noooo, lo bueno es haber ganado. La vez anterior, cuando me lo atajó Ibáñez, por suerte también ganamos. No te niego que el penal me dejó con una sensación rara, pero para el equipo era una victoria importante y eso es lo que me queda.

-¿Cómo es el momento siguiente a errar uno después de convertir tantos al hilo?

-La verdad fue una situación especial gracias a la gente. Cuando vi que la pelota pegó en el travesaño me quedé quieto, pero ahí nomás sentí la ovación de los hinchas que empezaron a alentarme y la verdad que fue muy lindo. Ellos no dejaron que me decaiga.

-¿Pediste perdón cuando terminó el partido?

-Sí, claro, había errado un penal en un clásico. Pero la gente se portó 35 puntos conmigo.

-Contra Huracán te moviste un rato casi como enganche y después retrocediste varios metros, ¿dónde te sentís mejor?

-De doble 5, porque vengo con la pelota siempre de frente y me conozco ese lugar de la cancha de memoria, pero no me molesta hacer algo diferente. Me gusta aprender y trato de adaptarme a lo que me pide el DT.

-¿En el barrio jugabas ahí?

-De 8. Siempre fui volante por la derecha, desde que entré en Argentinos a los 9 años hasta que llegué a la reserva. Recién ahí el Chino Batista [Norberto, hermano de Sergio] me puso de 5.

-¿Cuándo estabas en las inferiores seguías jugando con los amigos en Merlo?

-Sí, claro, las ligas del barrio, o por plata en el potrero.

-¿Qué cosas se conservan de aquel tiempo al llegar a Primera?

-El potrero te da mucha experiencia y te quita el miedo. A mí no me asustan las canchas llenas ni ir de visitante ni meter la pierna, porque ahí en el barrio se corría y se metía mucho.

-¿Ningún técnico te pidió que te olvidaras de tanta suela?

-Por suerte, no. Nunca.

-Y eso te ayuda a divertirte adentro de la cancha.

-Sí, la verdad es que disfruto mucho, porque no juego con la presión de lo que pueden llegar a decirme si erro un pase. Por supuesto que tengo la responsabilidad de hacer las cosas bien y conozco el compromiso que significa estar en un club grande y la necesidad de ganar, pero si tengo que enganchar, engancho; igual que si veo que puedo tirar un caño o meter un cambio de frente lo hago.

-¿Las características de juego del equipo tampoco influyen?

-Yo no cambio mi manera de jugar y mantengo siempre mi estilo. Y si me equivoco, me equivoco, pero juego sin ningún miedo. Lo que trato es de ir mejorando, porque errores claro que tengo.

-Es decir que no sentiste demasiado el paso de Bauza a Guede.

-Mis responsabilidades son siempre las mismas. Lo que sí hago es mirar mucho lo táctico que pide cada técnico, cómo moverme cuando toca defender y cuando toca atacar. Me gusta prestar mucha atención a lo que se dice en los entrenamientos.

-La propuesta original de Guede, de máxima intensidad durante todo el partido, ya no es la misma, ¿se volvieron más cautelosos?

-El problema fue que al jugar dos torneos al mismo tiempo no teníamos cuándo practicar. Entonces llegó un punto en el que nos dimos cuenta que nos empataban o nos ganaban los partidos sobre el final y el técnico decidió adoptar un esquema que sigue siendo atacante, pero también pensando en que no nos hagan goles.

-¿Es mejor tener un estilo definido o ser más pragmáticos y actuar de acuerdo a lo que pide el partido?

-Yo prefiero agarrar una identidad y tener una idea de juego en lugar de cambiar tanto.

-¿Por qué San Lorenzo se quedó tan rápido afuera de la Copa?

-Porque cometimos errores puntuales que nos costaron muy caro y tampoco tuvimos la cuota de suerte necesaria. Como el empate sobre la hora con Gremio como locales. Habíamos jugado bárbaro, nos equivocamos una vez y fue gol. Otras veces no entra y no pasa nada.

Entrevistas

“Siempre es especial ganarle a Huracán, quedó claro viendo la cancha”

Publicado

on

CONFIADO. El delantero pasa su mejor momento desde su llegada a San Lorenzo. (Foto: La Nación)

Le costó, tuvo que esperar en el banco y hasta irse a préstamo a Francia en busca de continuidad. Sin embargo, llegó Pablo Guede y le dio confianza. Apostó por él y metió un pleno: seis goles, entre torneo y copas, para que Nicolás Blandi sea hoy el goleador de San Lorenzo.

Pero no sólo eso, el punta de 26 años sonríe de oreja a oreja porque fue el autor del gol del triunfo del Ciclón en el clásico del sábado ante Huracán y así atiende a Olé desde su Campana natal en uno de sus días de descanso, donde fue a ofrendarle el triunfo a su familia, principalmente a Hebe, su mamá, fana azulgrana. “Además de ella, mis abuelos también eran cuervos. Por suerte tengo una familia hermosa que siempre me apoya, junto con mi novia son mi sostén. ¿Si me critica? Al contrario, me alienta y me acompaña, más allá de los resultados. Ella quiere verme feliz: o sea, que San Lorenzo salga campeón, conmigo haciendo goles, ja”.

-¿Cómo vivís esta actualidad siendo goleador del equipo? -Con mucha alegría, trato de disfrutarlo al máximo. Este es un grupo que trabaja mucho para seguir ganando cosas y en lo personal hago lo mismo, para mejorar y tratar de aportarle lo mío al equipo.

-De no jugar a ser el goleador. ¿Te ayudó la continuidad, es una cuestión de confianza o el estilo Guede te beneficia? -Creo que es un poco de todo. Cuando tenés chances de jugar, depende de vos generar esa confianza y lograr la continuidad que se necesita para rendir al máximo. Yo estoy agradecido a Pablo y a su cuerpo técnico por la confianza y por haber sido siempre sinceros conmigo, tanto en cosas buenas como en las que no lo son. Y sobre todo a mis compañeros que siempre me bancaron.

-Y hasta hiciste el gol en el clásico. ¿Tuvo un sabor especial? -Sí, fue algo muy lindo. Era un partido que queríamos ganar para seguir estando arriba y para la gente, porque sabemos lo que significa este partido. Siempre es especial ganarle a Huracán y quedó claro viendo lo que fue la cancha. El triunfo se disfruto muchísimo.

-¿Encontraste en Cerutti a tu socio ideal? -Y, siempre es importante estar rodeado por jugadores desequilibrantes, capaces de asistir y generar faltas… Está claro que el Pocho es uno de ellos. Es un privilegio poder jugar con futbolistas como él, Belluschi, Ortigoza, Blanco, Romagnoli, Barrientos… Todos de mucha jerarquía, que en cualquier momento pueden dejarte mano a mano.

-En algún momento fuiste resistido por los hinchas, ¿Sentís que ahora la cosa cambió?Lo importante es que la gente sepa que día a día trabajamos para darle lo mejor al club. En el fútbol hay momentos y ahora estoy disfrutando mucho de éste. La verdad es que siempre sentí el cariño y el respeto de la gente, y trato de devolverlo con trabajo.

-En algún momento, cuando no te tocaba jugar, ¿pensaste en irte? -No, siempre dije que el día que me fuera de San Lorenzo quería que sea jugando, haciendo goles y ganando campeonatos…

-¿Cómo toman en el plantel las críticas a Guede? -Nosotros confiamos en la capacidad y el trabajo de Pablo y su cuerpo técnico. Las críticas son normales en el fútbol, cuando son constructivas las tomamos y cuando no, las dejamos pasar. Tenemos muy claro cuál es el camino para conseguir los objetivos que buscamos.

-Hace poco colaboraste con la Vuelta a Boedo. ¿Por qué? -Es que el día que llegué al club le dije al presidente que sabía que había dos cosas muy importantes para los hinchas: ganar la Libertadores y volver a Boedo. Y que desde mi lugar iba a ayudar para conseguirlas. Hoy me siento feliz de que una sea realidad y la otra esté tan cerca; y poder haber contribuido con las dos.

-¿Que sabés del proyecto de la Vuelta? -Estoy al tanto de que la gente tiene el sueño de volver al barrio del que San Lorenzo nunca se tuvo que haber ido y del gran trabajo que están haciendo los dirigentes en conjunto con los hinchas para que eso se convierta en una realidad. Entonces, nosotros, los jugadores, intentamos colaborar con todo eso.

Seguir leyendo

Lo más visto