san lorenzo
in

A contrarreloj: los dos jugadores con los que negocia San Lorenzo

Faltan seis días, casi nada. En menos de una semana, el miércoles 12 de julio, San Lorenzo saldrá a la cancha a jugarse la clasificación a octavos de final de la Copa Sudamericana ante Independiente Medellín, en el primer choque de los playoff. Por eso, ante los continuos pedidos de Insúa, la dirigencia mueve fichas a contrarreloj en la búsqueda de refuerzos.

El Gallego dejó en claro que pretende cerrar a un defensor y a un nueve de manera urgente antes de este sábado, fecha límite para poder realizar cambios en la lista de buena fe para afrontar la serie con los colombianos. Y como el intento por Lucas Pratto no prosperó ni prosperará porque el club no está en condiciones de pagar su contrato, ahora negocian por otros dos jugadores.

Uno de ellos es Jonathan Galván, el zaguero del que ya hablamos en Vamos Ciclón la semana pasada. Su pase pertenece a Argentinos y tiene contrato a préstamo con Racing hasta fin de año. Sin embargo, la intención en La Academia sería rescindir su vínculo antes de tiempo: no entra en los planes de Gago (ayer no ingresó ante San Lorenzo) y es muy resistido por sus hinchas después del penal que erró contra River y le impidió a su equipo coronarse el torneo pasado.

La dirigencia ya está en conversaciones con la gente del Bicho y se habla de un préstamo de 18 meses, aunque habrá que ver en qué términos. En Avellanada, de hecho, tuvieron que pagarle un cargo de 100 mil dólares para resarcir su vínculo con Huracán, club donde jugó hasta mediados del año pasado, y abonarle 50.000 a los de La Paternal por el préstamo. Pareciera estar todo dado…

Auzqui, una de las opciones

El otro futbolista con el que charla San Lorenzo es Carlos Auzqui, delantero de 32 años con pasado en River, Estudiantes y Talleres, entre otros. Actualmente juega para el Ferecvaros de Hungría, con el que tiene contrato hasta mediados de año. Parece difícil: primero debería resarcir a su club para sacarlo antes de tiempo y también debería resignar dinero considerablemente para que se diera su vuelta al país, algo que la T no pudo lograr a principios de año.