Connect with us

Básquet

¡Campeón!

ES EL MEJOR. San Lorenzo se llevó el título en una aplastante serie ante La Unión. (Foto: Télam)

Publicado

on

San Lorenzo alcanzó la gloria: ganó en el cuarto juego por 87 a 81 y se llevó el título de la Liga Nacional de Básquet ante la Unión de Formosa.

Abrazá al cuervo que tengas al lado. Si querés, llorá. Es histórico. Épico. Calificativos, en este orden, quedarían cortos para la hazaña que consiguió San Lorenzo. Campeón. Sí. Levantó el primer título de Básquet y es el mejor en la Liga Nacional.

Fue un Ciclón toda la serie. Primero con los dos juegos en Formosa, luego con el anterior en el Héctor Etchart. Este, que era el clave para llegar a ése lugar privilegiado, no iba a ser la excepción: sufrió pero venció en el cuarto partido a La Unión de Formosa por 87 a 81.

El marco era el ideal. No entraba ni un alfiler. Los cánticos, los mismos que se escuchan en el Nuevo Gasometro todos los fines de semana, bajaban al campo de juego como una fuerza extra para que los cinco en cancha dieran un poquito más. Y así fue.

La primera parte del choque decisivo fue pareja. El Ciclón propuso desde el arranque su juego dinámico y con una sólida defensa pero los formoseños se mostraron firmes y efectivos a la hora de buscar el aro. Fue 23-20 para el local, que, sin lugar a dudas, contaba con el club de un estadio repleto que no paraba de alentar.

En la segunda etapa, diez puntos seguidos de los cuervos marcaron una importante diferencia en el resultado, que vislumbraba a un conjunto visitante desorientado y, por contrario, los dirigidos de Julio Lamas parecían con ganas de dar el gran golpe y alcanzar la gloria. 47-39 y al descanso.

En el tercer cuarto, La Unión, lejos de entregarse, apostaban sus últimas cartas para poder descontar. Una fuerte marca y algunos triples le permitía a la visita seguir vivo. 70-58. Doce puntos de ventaja y a vivir los últimos quince minutos entre una mezcla de ansiedad, alegría y nerviosismo.

“Para ser campeón, hoy hay que ganar”, gritaban los miles de hinchas presentes antes de comenzar el cuarto parcial. Algunas imprecisiones típicas de una finalísima se apoderaban en el equipo de Boedo. La visita, de repente, a pocos minutos para el final, acertaba en tres tiros seguidos y se ponía a cuatro puntos. Un cierre digno para el infarto.

Un doble de Walter Herrmann, el hombre experimentado de San Lorenzo, devolvía el aire para los de Lamas. Así, la historia iba a tener final feliz. Y deshago total en el plantel. Explota el Etchart.

Ahora sí. Llegó el momento. Gritá fuerte, cuervo. Andá y festejá con tu viejo, hijo, primo o abuelo que vale la pena. El básquet alcanzó la gloria máxima. Sos grande. Más grande que nunca. Sos campeón.

Publicidad
Publicidad

Vamos Ciclón es una página partidaria oficial, creada para los hinchas de San Lorenzo y no tiene afiliación alguna con el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.