Connect with us

Con goles de Bergessio y Belluschi, que erró un penal, al Ciclón le costó pero ganó 2-1 y se llevó tres puntos de oro para seguir prendido en el torneo.

San Lorenzo está dulce y volvió a sonreír en Avellaneda. ¿El rendimiento? Con un mix entre suplentes y titulares, lejos de lo demostrado al inicio del semestre, pero así y todo, sigue prendido en el torneo local y quedó a cinco del líder Estudiantes.

33 segundos duró el Ciclón en sacar ventaja. Rápidito nomás, desde el vestuario. La jugada sólo se ensució después de un pelotazo de Corujo, pero la recuperación fue de un pase de pecho de Belluschi, que terminó en asistencia de Montoya y enorme definición de Bergessio, que embocó el segundo gol en la misma cantidad de partidos que arrancó desde el inicio.

Con el 1-0, los de Milito fueron a buscar el empate y el partido se hizo de ida y vuelta. Vertiginoso, casi sin pausas y con un ritmo increíble. Belluschi pudo marcar el segundo, pero el Rojo insistía y comenzó a inclinar la cancha. Una doble tapada de Navarro ante Barco, un disparo desviado de Vera y pelotas paradas ganadas, fueron los intentos sin concretar de los locales.

San Lorenzo, agrupado en el fondo y buscando la contra. Como podía, aguantaba en los últimos metros. Encima, Bergessio, que era una de las armas para intentar aguantar la bocha arriba, se fue lesionado sobre el final por Conechny, que pudo convertir si Merlini ajustaba el último pase en la última del primer tiempo.

belluschi-independiente

El complemento fue un monólogo de Independiente. Los de Aguirre, que se fue expulsado por llegar tarde al césped, continuaban con la misma metodología: agazapados atrás intentando contrarrestar con la velocidad de Ávila. El inicio, controlado. Y más cuando llegó el penal, pero Belluschi (a él se lo cometieron) no pudo contra Campaña.

El local complicó como pudo. Por los costados siempre tuvo la posibilidad del desborde, tanto de uno como de otro lateral. Con el ingreso de Denis, sumó gente en el área y llegaron los momentos de angustia, con el Tanque metiendo un testazo en la base del travesaño con el que pudo empardar. Sin embargo, más allá de la insistencia, el cerrojo de los Cuervos, de momento, estaba funcionando.

Llegando al final, agua en el desierto. Belluschi se tomó revancha del yerro desde los doce pasos y definió con un zurdazo después de un rebote de Campaña para el 2-0. ¿Tranquilidad? Para nada. Si bien los de Avellaneda aflojaron, encontraron el descuento desde la cabeza de Denis en el minuto 44 y agarrate. Se vinieron con todo y hasta pudo empatar con un tiro libre, pero no hubo tiempo para más.

Se llevó tres puntos de oro para seguir prendido en el campeonato doméstico y agarrar confianza tras el cachetazo en Salta. Ahora sí, se viene lo importante. El miércoles contra Chapencoense en Brasil, después del 1-1 en casa, San Lorenzo no puede fallar. De momento, se disfruta… pero si no sufre, no vale.

Publicidad

Vamos Ciclón es una página partidaria oficial, creada para los hinchas de San Lorenzo y no tiene afiliación alguna con el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.