Connect with us

El Ciclón perdía 2-0 pero luchó y llegó al empate en la segunda mitad con doblete de Cauteruccio. Llegó a 28 y se despide del 2016 en el podio del torneo.

San Lorenzo no amedrentó y nunca se dio por vencido. En un partido que parecía todo perdido, el orgullo salió a relucir y, en una ráfaga, el equipo de Aguirre sacó el amor propio que lo caracteriza y llegó a un empate que lo dejó con un sabor dulce, sobre todo teniendo en cuenta que quería dejar una buena imagen en la despedida del año.

La desatención de Paulo Díaz al inicio en la marca costó caro. Después de un foul dudoso, el chileno miró la línea en el centro pero liberó a la marca y Maxi Velázquez, en claro offside, entró sólo en el segundo palo para el primero del Granate. Partido cuesta abajo y más complicaciones para el Ciclón. La posición de José Luis Gómez complicó siempre, desde el costado de Montoya y porque también lograba infiltrarse en las espaldas de Blanco y Mussis.

Sand también hizo lo suyo y amenazó. Primero un remate que se desvió en Angeleri y al minuto el travesaño le dijo no al correntino. A pesar de las dificultades para llegar, el Ciclón hilvanó la primera de la mano de Belluschi que desperdició Blanco y, al ratito, Torrico hizo una de handball y terminó evitando el segundo con el pie. A la intensidad en el juego, y la pierna fuerte, San Lorenzo pudo lamentar los errores en la salida si estaban más finos.

El ida y vuelta recién empezó a 10 del final. De un lateral, el rasta dejó cara a cara a Blandi con Monetti, pero el goleador metió un remate cruzado que salió a nada del palo derecho. La producción del equipo de Diego Aguirre mejoró en el último tramo, pero las acciones de los de Almirón parecían estar controladas.

En el arranque, otra vez, el azulgrana veía cómo se le iba escapando los tres puntos. Vigliano, ayudado por uno de los asistentes, cobró una clara mano de Belluschi que Sand cambió por gol y, de ahí en más, los peores momentos. El local se lucía y el cambio de ritmo entre unos y otros era fundamental en el tramo del partido. Sumado a las desatenciones, un cóctel que hacían doler los ojos.

Cuando los del Sur estaban para el tercero, apareció un oasis en el desierto. El pibe Senesi se mandó al ataque y habilitó a Cauteruccio, que logró puntear la bocha cuando Monetti quería anticipar y al minuto, Blanco tuvo un mano mano inmejorable que pudo ser el empate. Con rebeldía, el azulgrana comenzó a dominar y con mucho empuje (y el ingreso fundamental de Cerutti), Caute sumó el octavo grito en el certamen y impensado 2-2.

Con la aguja del segundero dando sus últimas vueltas, San Lorenzo y Lanús intercambiaban intenciones, pero el pitazo final apagó el intenso empate en la Fortaleza. Lo tuvo Lanús, pero apareció San Lorenzo y los aplausos de los hinchas que coparon la tribuna visitante dejaron en claro el reconocimiento al final del 2016.

Publicidad

Vamos Ciclón es una página partidaria oficial, creada para los hinchas de San Lorenzo y no tiene afiliación alguna con el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.