Connect with us

El Ciclón ganó un partido increíble sobre la hora por 2 a 1 y pasó a los octavos de final de la Copa Libertadores. Angeleri y Belluschi, los goles del delirio.

La posesión y la iniciativa desde el inicio fue cuerva. La primera aproximación llegó por un desvío de cabeza en contra que casi se mete en el ángulo de Muralha y, más tarde, Botta le dio de tiro libre a la cara externa de la red. Cerca. Mejor. Pero una volea inesperada de Rodinei a los 14 después de un córner, le dio la ventaja al Flamengo.

El gol cayó como un baldazo de agua fría. El ánimo se fue apagando y los brasileños comenzaron a mover la pelota de un lado para el otro. Los de Aguirre, impotentes, no pudieron agarrarla hasta los 30, cuando con el apoyo del pueblo azulgrana comenzó a recuperar un poco de lo que mostró al comienzo. Sin embargo, se terminó yendo al vestuario 0-1.

Pese a mantener el dominio en el primer cuarto del complemento, a San Lorenzo le costaba poder hilvanar jugadas claras para llegar al empate y moría todo intento en tres cuartos de cancha. Para poner un poco más de picante al ataque, Aguirre se decidió por Barrios en lugar de Cerutti… y el Matador empezó a soñar.

El pibito intentó encarar, perdió, la guapeó y mandó un centro perfecto para que Angeleri, que se había ido a jugar en el lateral, estampe de cabeza el empate parcial. Los nervios crecían a medida que llegaban las noticias de Chile, pero Belluschi, sí, Belluschi, que no había tenido el mejor partido, arremetió sobre la hora y otro milagro azulgrana.

Con este resultado, el conjunto de Aguirre, después de dos años, se metió a los octavos de final de la Copa, la que se venía negando y siempre fue esquiva, la que cuesta… pero se disfruta. ¡Vamos, Ciclón!

Publicidad

Vamos Ciclón es una página partidaria oficial, creada para los hinchas de San Lorenzo y no tiene afiliación alguna con el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.