Connect with us

Superliga

Cueste lo que cueste

Publicado

on

LA FINAL. San Lorenzo buscará dar la vuelta en el Monumental. (Foto: Télam)

San Lorenzo juega el partido más importante del semestre ante Lanús buscando gritar campeón en el Monumental. Vuelven el Pichi, Caruzzo y Mas.

Y llegó el domingo nomás. Ese día tan esperado desde aquél pitazo final en San Juan cuando San Martín le ganaba el clásico a Godoy Cruz y estallaba el Nuevo Gasómetro. Ese domingo donde el equipo dirigido por Pablo Guede (sí, el siempre cuestionado Guede) puede gritar campeón ante Lanús, el holgado ganador de su zona, el que dicen que “mejor juega”, el que tiene al goleador del torneo… pero las finales son finales.

El camino del Ciclón no fue nada fácil. El equipo tuvo que mutar. No es nada parecido a aquél inicio de campeonato vertiginoso, pero que quedaba pagando y sufría en cada ataque rival. Es más bien parecido al de otros tiempos, que ocupa bien los espacios y no se descompensa. El DT tuvo que darle otra vuelta de tuerca, que los jugadores se adapten al sistema y no viceversa. El Pichi Mercier, que hoy vuelve tras una lesión, fue parte fundamental de ese equilibrio y apareció en el momento en que todo era cuesta abajo. San Lorenzo se repuso hasta del duro golpe de la eliminación de la Copa Libertadores y ahí está, en la final de un nuevo torneo. Otra final más.

Ortigoza será una baja sensible. “No hay como Orti”, pregonaba Guede en la semana. Se pierde el que hace todo bien. El que la pide, el que la aguanta, el que hace jugar al equipo. En su lugar estará Mussis. Un jugador de más choque y fricción, pero que se anima a llegar al área rival y respondió en todo momento. Caruzzo y Mas vuelven después de estar suspendidos y, salvo el Gordo, “el equipo ideal” estará jugando palmo a palmo en el césped del Monumental. Porque Blanco y Cerutti por las bandas dirán presentes, porque el goleador Blandi, que llega tocado, también jugará desde el arranque.

¿Y Lanús? El equipo de Almirón, que tiene una base armada de la era Guillermo, es considerado el que mejor juega, por algo ganó con tanta diferencia su zona. Tiene una buena columna vertebral con Monetti, Gustavo Gómez, Román Martínez y el Pepe Sand. Miguel Almirón es una de las revelaciones del Granate. Con un gran ida y vuelta, las pide todas y no se achica en ningún momento más allá de que sean sus primeras armas en primera. Desde que se aseguró el grupo, Almirón le dio descanso a la mayoría de los que más juegan y alternó. La falta de rodaje de todos los titulares, quizás puede llegar a ser un aspecto positivo para San Lorenzo.

Es el último partido del campeonato. El lugar donde los 28 equipos restantes querían estar. Y la Libertadores 2017 solamente no alcanza. No llena. De este plantel depende la gloria de los millones de cuervos desparramados por el mundo. El pueblo azulgrana va por otro sueño. Uno más. Esta tarde, desde las 16.15 horas, cueste lo que cueste.

Así forman:

San Lorenzo: Torrico; Buffarini, Angeleri, Caruzzo, Mas; Mercier; Belluschi, Mussis, Blanco; Cerutti y Blandi.

Lanús: Monetti; J. L. Gómez, G. Gómez, Braghieri, Velázquez; Marcone, Martínez, Almirón; Mouche, Acosta y Sand.

Superliga

“Esto es responsabilidad de todos”

Almirón, que todavía sigue sin ganar como DT de San Lorenzo, se mostró autocrítico pero también apuntó al rendimiento de sus jugadores. “Cuesta levantarse”, aseguró.

Publicado

on

almiron san lorenzo newell´s
Foto: Getty

San Lorenzo sigue sin poder ganar y ya lleva ocho partidos (6 empates y 2 derrotas) sin sumar de a tres desde que Jorge Almirón se hizo cargo del equipo. Contra Newell’s se le presentó favorable porque tenía el triunfo en el bolsillo hasta el final, pero sobre la hora, otra vez, volvió a decepcionar.

“No voy a decir que fue un partido brillante nuestro pero las situaciones las tuvimos. Nos empatan al final por tratar de ser ofensivos. En el único espacio que había para meter un pase, fue ahí y nos empatan. Nos genera mucha bronca“, afirmó el entrenador conferencia de prensa.

Y agregó: “Esto es responsabilidad de todos, mía y de los jugadores. No tomamos buenas decisiones y fallamos. Hay muchas cosas para mejorar y cuando no se gana cuesta levantarse. Son cosas que yo tengo que mejorar como entrenador y los jugadores también. No quiero decir nada fuera de lugar porque el análisis tiene que ser para adentro“.

Además, aunque no quiso profundizar, también hizo referencia a los fallos de Fernando Espinoza. “Fue claro el penal (sobre Nicolás Reniero). Ellos reclamaron el gol, también lo podía haber anulado. No sabía que el gol de ellos fue en offside. Estaría muy preocupado si hubiera mala intención en las decisiones arbitrales”.

Para cerrar, admitió: “Pienso en ser protagonista, que el equipo juegue mejor. Hay muchas cosas para mejorar, cuando no se gana cuesta levantarse. Pero no me aburre este San Lorenzo. Estamos representando a un equipo grande. Hoy no está fino, no está ágil, son cosas que tenemos que ir mejorando. Es algo que tenemos pendiente”

Seguir leyendo

Superliga

Al menos cortó una racha

Ante Newell’s, San Lorenzo convirtió su primer gol en el 2019 después de 268 minutos sin festejar. Además, Blandi volvió a convertir en el torneo tras casi cuatro meses de sequía.

Publicado

on

blandi
Foto: Getty

Sufre San Lorenzo con esos diez compromisos sin ganar, de los cuales ocho con Jorge Almirón como director técnico, con cuatro derrotas y seis empates. Sin embargo, pese a que el equipo sigue sin poder ganar y contra Newell’s se le atragantó el festejo sobre la hora, al menos pudo cortar una extensa racha negativa sin lograr convertir.

En sus últimos partidos al Ciclón le costó demasiado hallar los espacios y llegar con claridad al área rival. Por eso, el tanto de Nicolás Blandi, el primero del 2019, llegó al tun tun. En medio de una jugada confusa, el delantero terminó tirado dentro del arco como si fuera que convertía un try. Muy poco convencional y con polémica, porque la visita pedía mano y falta.

Para que los hinchas vuelvan a festejar un gol tuvieron que pasar 268 minutos. El último grito de Boedo fue marcado por Rubén Botta, de penal, el sábado 8 de diciembre en la igualdad 1-1 contra Estudiantes, por la fecha 15. Pero la marca en la era Almirón sigue siendo baja: cinco goles sobre ocho partidos disputados. Y sin convertir, es difícil ganar…

Además, Blandi logró cortar su sequía. La última vez del artillero por el torneo fue el 22 de octubre del año pasado, en el triunfo 2-1 sobre San Martín de San Juan. Eso sí, cable aclarar que en la última parte del 2018, el jugador oriundo de Campana se perdió varios de los partidos por lesión y pese a esto es el goleador del equipo en el torneo, con 5 goles en 9 encuentros disputados.

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más visto