Connect with us

Superliga

… Y en las malas mucho más

NO SE PUDO. San Lorenzo se quedó con las manos vacías. (Foto: Télam)

Publicado

on

San Lorenzo no pudo con un afilado Lanús y cayó por 4-0 en la final del torneo. Muy lejos del rendimiento de las últimas fechas, sólo queda el premio de la Copa. 

No fue la tarde de San Lorenzo. Para nada. Lanús fue mucho para este equipo que, sin Ortigoza, terminó aplastado por el merecido campeón del Torneo Transición. En ningún momento parecía que se podía remontar después de la ventaja inicial. Nunca. A pesar de las ganas, escaseaban las ideas.

Ni bien comenzó el juego, Almirón se mandó una tremenda corrida por la banda, la metió adentro y, después de un cierre fallido de Mas, el Pepe Sand quedó mano a mano con Torrico, que paró una complicada cuando todo San Lorenzo arrancó frío. En un césped mojado, la velocidad del paraguayo y Acosta, eran los problemas principales en los primeros minutos.

La pierna fuerte también fue un condimento que se palpaba. El duelo Buffarini- Velázquez les valió una amarilla para cada lado en los primeros 15. Pero cuando el equipo de Guede parecía emparejar el trámite, Junior Benítez agarró distraído a la defensa después de un centro corto y anticipó desviándola al segundo palo de Torrico. Merecido 1-0 del Granate.

No conforme con la ventaja, la intensidad de los de Almirón no cesaba, siguieron insistiendo y tuvo dos claras consecutivas, primero con Benítez y al minuto con una entrada de Acosta. Era el peor momento, sin la pelota y con distracciones que no se veían desde hace tiempo. Pero comenzaron a aparecer los que no la tenían, por méritos propios y también ajenos.

San Lorenzo tuvo la primera clara recién en la media hora del partido con una volea de Cerutti que tapó bien Monetti y comenzó a ubicarse geográficamente en otro lugar. Si bien no llegaba con claridad, tenía la posesión y jugaba lejos del Cóndor. Aún así, la persiana del primer tiempo se cerraba con mas dudas que certezas. Guede tenía mucho para hablar.

Barrientos por Mussis fue la pieza que movió el técnico en el segundo tiempo intentando hacer jugar al equipo pero poco pudo hacer. La primera del complemento fue en sus pies, cuando a través de un tiro libre la tiró con poca fe. La velocidad de Lanús lo seguía complicando y las amenazas de Román Martínez, se terminaron haciendo realidad de la mano de Almirón, que entró sólo después de un cruce fallido de Angeleri y estampó el segundo.

Con más corazón que fútbol, el Ciclón intentó buscar el descuento, pero el Grana se sentía cómodo con la desesperación y comenzó a desplegar todo su repertorio. La tuvo Román Martínez, Acosta… y así pueden seguir los nombres hasta que Sand (al menos un metro adelantado) empujó un centro de José Luis Gómez para el 3-0.

Con el partido ya definido, San Lorenzo hacía lo que podía y Acosta, de contra, terminó sellando la catástrofe del 4-0 en el Monumental. No se pudo. De principio a fin, no se pudo.

Publicidad
Publicidad

Vamos Ciclón es una página partidaria oficial, creada para los hinchas de San Lorenzo y no tiene afiliación alguna con el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.