Connect with us

Martín Cauteruccio terminó la segunda mitad del 2016 en su mejor nivel. La metió 17 veces en el año, pero desde que llegó Diego Aguirre convirtió 14. 

Martín Cauteruccio había sonado en el mercado de pases de invierno como uno de los apuntados para irse de Boedo. Sonó para jugar en Millonarios de Colombia o incluso en el recién ascendido Talleres. No jugaba lo que quería en la etapa de Guede y Nico Blandi lo eclipsó en su posición. Con pocos minutos en cancha, alternó entre buenas y malas y sólo convirtió tres goles: contra Gremio por la Copa Libertadores, y ante Godoy Cruz y Colón por el torneo local.

Pero el cambio, en cuanto a rendimiento y estadísticas, llegó en el segundo semestre de la mano de Diego Aguirre. Otra vez a empezar de cero en una nueva etapa y, si bien al principio no era considerado en el once inicial, aunque respondió en alguna prueba de doble 9 por Copa Argentina, el click definitivo fue la lesión de Ezequiel Cerutti en el primer partido del torneo local contra San Martín de San Juan, cuando Montagna, cuervo a préstamo en el Verdinegro, le entró fuerte en el tobillo y lo sacó de la cancha.

Posiblemente, desde la salida del Pocho y con continuidad, atravesó el mejor momento de su carrera. Sumado a los goles de Blandi, la gran estrella fue el otro 9, el “falso” 9, o mejor dicho, alguien que por naturaleza es 9 pero que desde la revancha contra Banfield por la Copa Sudamericana se adaptó a otros lugares, a jugar por las bandas, con un recorrido envidiable tanto por la izquierda como por la derecha. Hizo e hizo hacer. Impresionante.

¿Sus números en la segunda parte del 2016? Exactamente 14 goles. Dos por Copa Argentina (Unión de Sunchales y Godoy Cruz), otros dos por Copa Sudamericana (Banfield, Palestino y Chapecoense, aunque se lo adjudicó Angeleri en el NG, la Conmebol se lo dio a Caute) y nueve en el Campeonato 2016/17 (triplete a Arsenel, Huracán, Olimpo, Unión y Lanús por duplicado), donde se ubica a sólo un grito de Sebastián Driussi, de River, en la cima de la tabla de goleadores.

Querido por los Cuervos, elogiado por sus compañeros y cuerpo técnico (y hasta por el mismísimo Luis Suárez), Caute se convirtió en una pieza clave del elenco azulgrana. Si sigue o no, será otra historia. Pero para el hombre de los golazos, fue un semestre soñado.

Publicidad

Vamos Ciclón es una página partidaria oficial, creada para los hinchas de San Lorenzo y no tiene afiliación alguna con el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.