Connect with us

Superliga

Una buena, Pampa

Nicolás Navarro se recuperó de una contractura en el gemelo y trabajó a la par del plantel de cara al reinicio de la Superliga. Por otro lado, Paulo Díaz todavía continúa al margen.

Publicado

on

La pretemporada ya es cosa del pasado. San Lorenzo disputó cuatro partidos donde Biaggio tuvo que sacar sus propias conclusiones para afrontar el semestre y desde esta tarde comenzó a vivir la previa del primer encuentro oficial del 2018.

Fue un día con sensaciones diferentes. La mala noticia, sin dudas, fue la confirmación de la lesión de Sebastián Torrico, que lo dejará fuera de las canchas por un largo tiempo. La buena, la que le devolvió el alma al cuerpo al entrenador, llegó cuando el plantel se reencontró en la Ciudad Deportiva y volvió a contar Nicolás Navarro.

El arquero, quien venía trabajando al margen por una fuerte contractura en uno de sus gemelos, se puso los guantes y practicó con normalidad de cara al encuentro del próximo viernes frente a Talleres por el reinicio de la Superliga. Sonrisa para el Pampa.

Foto: Prensa San Lorenzo

Igualmente, el DT todavía espera por la recuperación de otra pieza clave en su esquema Es que Paulo Díaz, con una sobrecarga en el isquiotibial de la pierna derecha, continúa intensificando su puesta a punto con ejercicios de kinesiología.

¿Qué hizo el Ciclón? El entrenamiento se dividió en dos grupos. Por un lado, los futbolistas que sumaron la mayor cantidad de minutos ante Gimnasia hicieron ejercicios regenerativos, mientras que el resto del grupo llevó a cabo trabajos con pelota de presión y precisión y fútbol en espacios reducidos.

Superliga

¿Llega, capitán?

Nico Blandi aún no se entrenó a la par del plantel y su presencia en el clásico contra Huracán es un misterio. En Boedo esperan que evolucione y pueda estar el domingo.

Publicado

on

San Lorenzo San Martín Blandi
Foto: Prensa San Lorenzo

La rodilla derecha de Nicolás Blandi es uno de los temas médico-futbolísticos de las últimas semanas en San Lorenzo. Ese traumatismo que sufrió frente a Temperley, por la Copa Argentina, lo dejó afuera de los partidos contra Talleres, Vélez y Atlético Tucumán. Y en el inicio de la semana, en el regreso del equipo a los entrenamientos, volvió a trabajar diferenciado y hacer trabajos con pelota.

La cuestión es que desde que Jorge Almirón está al frente del plantel, todavía no pudo entrenar bajo sus órdenes. El delantero todavía no se pudo sumar a las prácticas con la intensidad del resto y su presencia en el clásico del domingo frente a Huracán, desde las 17.10, en el Nuevo Gasómetro es una inmensa incógnita.

“Es muy importante para el equipo, es el capitán. Ojalá pueda estar pero desde que llegamos no pudo entrenarse”, resaltó el técnico tras la derrota frente al Decano. Y sí, es tan determinante la presencia en este semestre de Blandi, quien últimamente faltó bastante por diversas lesiones, que está en la cima de los goleadores del equipo con 7 goles. Sin él, en cambio al Ciclón le falta chispa. De hecho, lleva una sequía de tres encuentros, justamente en donde no estuvo el capitán.

Serán fundamentales los próximos días para determinar si Nico podrá estar a disposición en el Bidegain, donde ante el Globo ya la había metido para la victoria con su único grito en el Torneo Inicial 2016, y, además, fue determinante en el último derby para el centro que terminó en el gol de cabeza de Reniero para el empate 1-1 en el Ducó.

Más allá de que logre recuperarse para el domingo, eso no quiere decir que tenga un lugar asegurado: deberá tener la mayor de prácticas posibles para ensayar los nuevos movimientos y que pretende Almirón. Pese a esto, lo van a esperar hasta último momento si fuese necesario para que llegue con el cañón cargado…

Seguir leyendo

Superliga

Ya piensa en el clásico

San Lorenzo quiere dejar atrás el duro golpe sufrido ante el Decano y se entrenó pensando en el derby contra Huracán. De cara al domingo, Almirón sabe que una victoria es vital para empezar a torcer el rumbo.

Publicado

on

san lorenzo almiron huracan
Foto: Prensa San Lorenzo

El segundo semestre del año no fue el esperado en Boedo. Más allá del cambio de técnico luego de quedarse sin objetivos coperos, continúa con su flojo andar en la Superliga. Y si el equipo no terminaba de convencer, el 0-2 ante Atlético Tucumán encendió la luz de alerta. Por eso, Almirón y sus jugadores quieren dejar atrás otro mal trago y empezar a reponerse del golpe en el clásico frente a Huracán del próximo domingo.

Con este duelo en mente, el equipo trabajó este lunes por la mañana en la Ciudad Deportiva. Luego de una serie de ejercicios preventivos de lesiones bajo las órdenes del PF Diego Osses, el plantel se dividió en dos grupos. Por un lado, quienes jugaron ayer frente al Decano, llevaron a cabo una rutina regenerativa, mientras que el resto del grupo realizó una práctica donde primó la tenencia de la pelota, la presión y la movilidad en espacios reducidos.

Por su parte, Nicolás Blandi intensificó las tareas con pelota. El delantero continúa con su recuperación por un traumatismo en la rodilla derecha y se espera su regreso contra el Globo. Además, Pablo Mouche (distensión en el sóleo) hizo kinesiología y a Gonzalo Rodríguez, que fue intervenido quirúrgicamente de los meniscos y no volverá hasta el 2019, se le realizó un control y comenzó con su rehabilitación con ejercicios de fisioterapia.

Sí, San Lorenzo se prepara para un duelo crucial que tendrá importancia no solo desde lo futbolístico sino también desde lo anímico. El Ciclón ya piensa en el clásico, con la idea de revertir la imagen en el epílogo del año y Almirón sabe que hay que empezar a sumar de a tres para ponerse de pie de una buena vez. Una victoria sería vital para empezar a torcer el rumbo.

Seguir leyendo

Lo más visto