Connect with us

Mercado de Pases

Un problema llamado Botta

El volante no entra en la consideración de Pizzi y la dirigencia de San Lorenzo trata de darle salida porque tiene uno de los contratos más altos del plantel. Todavía tiene vínculo hasta mediados de 2020.

Publicado

on

san lorenzo estudiantes
Foto: Prensa San Lorenzo

Hay un problema en San Lorenzo. Los dirigentes quieren que Rubén Botta se vaya. En esto de la acumulación de futbolistas, el volante no entra en la consideración de Juan Antonio Pizzi y encima es indispensable cortar uno de los contratos más altos del plantel. Ahí aparece el problema principal.

Pese a las ventas del mercado, el club necesita el dinero para encarar lo que viene. Sin ingresos importantes luego de quedarse afuera de las copas internacionales en 2020, el Ciclón quiere recortar presupuesto y como en su momento lo intentó con Blandi, quien no se fue a Botafogo porque no lo pudieron inscribir a tiempo, ahora tratan de darle una salida al ex Tigre.

Botta no rindió como se esperaba desde que llegó a Boedo. Arribó a principios de 2017 a cambio de 1,7 millones de dólares por el 100% de su ficha desde Pachuca de México (luego llevó el caso a la FIFA por falta de pago) y si bien existieron algunos sondeos en este mercado, el importante salario del jugador fue el que hizo que Lanús, por ejemplo, se baje del interés inicial.

El zurdo de 29 años fue citado en este semestre en tres oportunidades: en el debut de la Superliga contra Godoy Cruz, donde sumó 61 minutos siendo reemplazado en el complemento por el Pocho Cerutti, y tanto en la ida como en la revancha de los octavos de la Copa Libertadores ante Cerro Porteño, donde no ingresó. Luego de la eliminación en el torneo más importante del continente, no volvió a aparecer entre los convocados.

Durante los últimos días hubo algunas reuniones con la dirigencia para intentar encontrar una solución a este tema, pero todavía no hay acuerdo. A Botta le queda contrato hasta junio de 2020 y aunque la idea es colocarlo, lo cierto es que tampoco aparecen clubes interesados y los mercados se están cerrando de a poco. Si le rescinden, a su vez, habría que indemnizarlo… ¿Podrán empujarlo hacia la puerta?

Publicidad
Publicidad

Publicidad