Connect with us

Copa Libertadores

Con un pie en octavos

San Lorenzo le ganó por 2 a 0 a Melgar y tiene encaminada la clasificación a la siguiente fase. Gonzalo, de cabeza, y el Perrito Barrios, los goles del equipo de Almirón que sigue sonriendo en la Copa.

Foto: Prensa San Lorenzo

Publicado

on

Sigue festejando este San Lorenzo copero. A contracara de lo que pasó en la Superliga, el equipo de Jorge Almirón consiguió su tercer triunfo consecutivo y es el líder del Grupo F de la Copa Libertadores: en el Nuevo Gasómetro venció por 2 a o a Melgar para redondear uno de sus mejores arranques en el máximo torneo continental y estar prácticamente metido en los octavos de final del certamen.

El partido se plantó favorable al Ciclón en el primer tiempo. Sin demasiadas emociones, es cierto. Con el dominio habitual azulgrana, moviendo la pelota de un costado para el otro pero sin llegar a lastimar. Pero, por suerte, en la última pelota de los primeros 45 minutos pudo aumentar la ventaja: Gonzalo Rodríguez, de cabeza, desvió un tiro libre y la puso lejos de Cáceda.

Era merecido. Sí. Pero este San Lorenzo sigue teniendo ese problema notorio: la falta de creación cuando tiene la pelota en su poder. Antes del testazo salvador del central, la única que tuvo fue cuando Román Martínez pudo conectar con Juan Camilo Salazar, que picó a todas, y Blandi no pudo llegar a empujarla mientras luchaba contra un defensa rival.

El complemento se desvirtuó por una mala decisión del árbitro paraguayo Eber Aquino, que le sacó la segunda amarilla a Salazar luego de comerse un codazo de Neira. Incomprensible. Sin embargo, unos minutos más tarde, Narváez le dio un inexplicable manotazo en la cara a Reniero y el juez guaraní hizo la lógica: roja directa al peruano y otra vez en igualdad de condiciones.

Inmediatamente San Lorenzo se volvió a acomodar y fue más. Primero se lo perdió Reniero después de uno de los tantas subidas del juvenil Herrera y luego también mostró otra faceta. Porque ante la falta de determinación, también se animaron a patear desde afuera del área, un recurso poco utilizado en la era Almirón. Igualmente, Melgar también tuvo lo suyo.

Sánchez intentó sorprender de lejos y la más clara, la que paralizó todos los corazones, fue luego de una buena jugada colectiva que no llegaron a empujar dos futbolistas peruanos en el segundo palo. Era el empate… hasta que llegó el Perrito. San Lorenzo había contado con un par de aproximaciones antes, pero Nahuel Barrios, que hasta hace poco no tenía lugar, recibió de Reniero y definió con alma y vida a cinco del final. Partido liquidado.

Publicidad
Publicidad

Vamos Ciclón es una página partidaria oficial, creada para los hinchas de San Lorenzo y no tiene afiliación alguna con el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.