Connect with us

Superliga

Ya es un maleficio

San Lorenzo lo ganaba con gol de Blandi, pero se quedó increíblemente en el complemento y Newell’s se lo empató en el descuento. Con Almirón, el Ciclón todavía no puede ganar.

Publicado

on

san lorenzo
Foto: Prensa San Lorenzo

Con la premisa de intentar jugar siempre la pelota por abajo, al revoleo sólo como último recurso, y tener mucha movilidad y despliegue. Así salió San Lorenzo, que empezó mejor el primer tiempo, pero de a poco se fue cayendo. Lo cierto es que el inicio fue todo azulgrana, y ahí tuvo las mejores chances.

Aunque, claro, Aguerre las fue tapando de a una. Primero, el arquero de La Lepra se la sacó al córner a Belluschi de tiro libre. En ese mismo tiro de esquina, voló para despejar una buena volea de Senesi, y más tarde se exigió para ahogarle el grito a Botta, que había rematado cruzado. Entre medio, Blandi estuvo cerca.

Sin embargo, cuando el partido estaba planchado y Maxi Rodríguez asustó a todos con un buen tiro que pasó rozando el palo, llegó la ventaja. Tras un córner y en medio de un tumulto, Blandi la empujó como pudo para el primer grito del 2019. Desahogo para el capitán, pero con polémica por cómo lo hizo porque la visita reclamaba mano y falta.

En el complemento Newell’s hizo un click y arrancó mejor. La tuvo al comienzo Insaurralde en dos oportunidades, después Maxi Rodríguez y la figura de Monetti se hacía cada vez más grande. San Lorenzo, increíblemente metido atrás y esperando que se abran los espacios para una contra que le dé la chance de aumentar.

Con el ingreso de Poblete (más Víctor Salazar y Castellani), Almirón acomodó las piezas y empezó a encaminar el triunfo. A La Lepra le costaba más llegar al arco azulgrana y aunque parecía que en cualquier momento San Lorenzo lo podía liquidar, a los 46 ¡¡¡otra vez sobre la hora!!! se volvieron a escapar los 3 puntos.

Insólitamente quedó en inferioridad numérica en el fondo y, después de un offside fino de Maxi Rodríguez, su primo, Alexis, estampó de cabeza el 1-1 final. Un deja vu. Como contra Aldosivi. Como ante Estudiantes. Y también frente a Defensa y Justicia. En el epílogo. Y ahora otro empate que sabe a derrota. Por eso, el plantel, cabizbajo, se volvió a despedir en medio de abucheos.

Publicidad
Publicidad

Publicidad