san lorenzo festejo union
in

San Lorenzo volvió al triunfo de la mano de los pibes

Con doblete de Gattoni y con mucho juvenil en cancha, el Ciclón venció 2-1 a Unión como visitante y consigue algo de paz pensando en la recta final de la Copa de la Liga.

Era en Santa Fe nomás. Tras el empate con sabor a derrota contra Platense, en un Nuevo Gasómetro que explotó por el momento crítico, a San Lorenzo no le quedaba otra que hacerse fuerte lejos de casa. Ante Unión, al Ciclón le faltaron varios experimentados, jugó con muchos pibes y lejos de jugar bien, está claro, fue contundente y sumó tres puntos vitales para recobrar el ánimo y seguir en la lucha.

Pegó rápido San Lorenzo. El golazo de tijera de Gattoni, en la primera jugada clara tras córner de Cerutti, le dio la tranquilidad necesaria para poder mantenerse en partido con el resultado a favor. Y lo hizo con inteligencia, muy concentrado. El equipo de Berón contó con algunos avances esporádicos y supo controlar a un Unión que pese a tener más la pelota se mostró improductivo. De hecho, Torrico fue un espectador de lujo en esa primera mitad.

El segundo tiempo continuó en la misma tónica. Con el Tatengue yendo a buscar sin ideas y con un San Lorenzo bien parado en el fondo, que prácticamente le anuló cualquier intento de llegar al área con peligro. Promediando el complemento, se repitió la fórmula del primer gol. Ejecutó Cerutti, esta vez tiro libre, y Gattoni, de cabeza, metió su segundo personal para el 2-0 parcial. Un ratito después, Gastón González salió por lesión, Unión se quedó con 10 porque no tenía más cambios y ahí el conjunto azulgrana ganó definitivamente en tranquilidad.

Más allá del descuento de Bucca, en el tercer minuto adicionado, lo terminó ganando bien San Lorenzo. Un triunfo que le sacó una mochila pesadísima de sus espaldas y de cara a la recta final del campeonato, es un primer paso que lo ilusiona con empezar a salir a flote y al menos cumplir con el objetivo de sacar la mayor cantidad de puntos para acomodarse en la tabla de los promedios. A esta altura, es muchísimo…