- Anuncio-

Vergüenza: se suspendió San Lorenzo vs. Godoy Cruz

Por incidentes con la barra del Tomba, Arasa decidió suspender el partido cuando empataban 1-1 en el Malvinas Argentinas. Giay había marcado el gol de San Lorenzo.

Otra vez la violencia de apoderó del fútbol. Esta vez fueron los barras de Godoy Cruz, que hicieron todo lo posible para que suspender el partido entre su equipo y San Lorenzo. Y lo lograron. Después de dos interrupciones por incidentes en la primera mitad, Arasa dijo basta a los 7 minutos del segundo tiempo cuando iban 1 a 1 y la Policía tuvo que empezar a reprimir con balas de goma y gases lacrimógenos.

- Anuncio -

Entre medio, la igualdad entre San Lorenzo y Godoy Cruz

No pasaba nada en el partido. No había situaciones claras para ninguno de los dos. Pero a partir de los 30 minutos fueron ocurriendo muchas cosas. Lo primero fue el insólito gol que erró Ferreira después de una jugada bárbara que terminó mandándola por encima del travesaño. Cuatro más tarde, el golpazo del Tomba a la salida de un tiro libre en tres cuartos de cancha: la movieron hasta mandar un centro casi frontal, anticipó Conechny a Báez y Ulariaga entró solo para ajusticiar a Chila Gómez de cabeza.

Después de eso, la primera interrupción por incidentes por parte de un grupo de barras de Godoy Cruz. En el reinicio, el gol anulado a Bareiro vía VAR. Fue bien anulado porque el delantero, en el intentó desesperado de impactar la pelota, le había pegado una patada al brazo de Petroli. Tras la revisión, segunda detención por parte de Arasa por nuevos problemas desde la tribuna local. Y en el regreso, golón para Boedo.

- Anuncio -

Gran pase de media distancia de Remedi para Giay, que hizo la diagonal, controló en el aire con derecha y definió de zurda por encima del arquero local para el delirio azulgrana justo en la jugada previa al final de la primera mitad. Mientras todos festejaban, Chila Gómez sacando las piedras que le arrojaban desde la tribuna local, quizá anticipando lo que después se iba a venir.

En el inicio del complemento, cuando pasaba poco en la cancha, todo se desmadró: los barras volvieron a actuar, las fuerzas de seguridad reaccionaron y en medio de detonaciones que no paraban y con la tribuna local casi vacía, el árbitro dio por finalizado el partido.

Temas en esta nota:
Compartir este artículo
- Anuncio -

Comentarios