- Anuncio-

Triste final: el segundo ciclo de Insua y sus números

El Gallego dejó de ser el técnico de San Lorenzo luego de casi dos años: tuvo una alta efectividad, pero todo se fue desmoronando en los últimos meses.

Se terminó el segundo ciclo de Rubén Insua en San Lorenzo. El primero, allá por 2002, quedará marcado por el título de la Copa Sudamericana. El segundo, que se inició el 19 de mayo del 2022, por haberlo sacado de una situación apremiante en medio de una progresiva acefalía dirigencial se había devorado cinco técnicos en más de dos años.

- Anuncio -

En esta etapa estuvo a punto de cumplir el centenar de partidos. En total fueron 99 entre tres torneos locales (una Liga Profesional y dos Copa de la Liga), dos Copa Argentina (al completo la 2023 y un partido de la actual), la Copa Sudamericana 2023 y lo que va de la Libertadores 2024. 37 triunfos, 42 empates y 20 derrotas fue el saldo total, con una efectividad del 51% de los puntos.

ruben insua
Insua luego de clasificar a la Sudamericana 2023.

Su primer año, sin dudas, fue el mejor. A la hora de hacer una evaluación, en el semestre inicial el equipo tuvo una evolución más fuerte en lo mental que en lo futbolero, empezó por no perder los partidos que antes perdía, y terminó ganando los que antes no ganaba. Cambió el humor de los hinchas y cerró ese 2022 coronándolo con la clasificación a la Sudamericana.

- Anuncio -

Los primeros seis meses del 2023 continuó en la misma sintonía: terminó tercero en la Liga Profesional y metió un colchón de puntos importante que a la larga sirvió para clasificar a la Libertadores de este año. Pero más allá del oasis de la semifinal de la Copa Argentina, en el segundo semestre comenzó el declive no solo de funcionamientos sino también de resultados.

ruben insua
Se terminó la era del Gallego en Boedo.

Quedó afuera de la Copa de la Liga anterior en la primera fase; en la actual también, se fueron muchos jugadores, llegaron otros para este semestre, pero Insua, como a lo largo de los últimos meses, no encontró un rumbo, una identidad, un equipo que pueda parecerse al de su primer año. La salida es para intentar mejorar a tiempo, mientras empieza a reinar la incertidumbre.

Pero seguirá la vida para San Lorenzo, sin un DT muy querido que le dio muchas alegrías en este ciclo de poco menos de dos años. Un golpe duro para él, quien después de muchos años tal vez no creía poder volver a dirigir a San Lorenzo y pudo relanzarse en el fútbol local hasta que los resultaron no acompañaron.

Temas en esta nota:
Compartir este artículo
- Anuncio -

Comentarios