Connect with us

Superliga

De mal en peor

San Lorenzo volvió a jugar feo y cayó ante Independiente por 2-1 en Avellaneda. El Ciclón, que sigue buscando DT, no levanta y ya sumó su cuarta caída consecutiva.

Publicado

on

herrera san lorenzo
Foto: Prensa San Lorenzo

No hay caso. Se fue Pizzi y en un nuevo interinato de Monarriz, San Lorenzo volvió a perder. Esta vez cayó contra Independiente por 2-1 en Avellaneda, acumuló su cuarta derrota consecutiva (la sexta en los últimos siete partidos) y cada vez está mas cerca del fondo que de la punta de la Superliga. Increíble.

Era de esperarse la postura del Ciclón. Con la línea de cinco en el fondo, cedió el protagonismo y apostó al contragolpe. Pero más allá de resignar la pelota y olvidarse del arco rival, salvo en una pelota parada que Arias no llegó a conectar, el Rojo tampoco hizo demasiados méritos para irse en ventaja: tuvo una clara con un disparo de Pablo Pérez y el gol de Silvio Romero cuando no pasaba nada y parecía que se iban al descanso igualados.

En el arranque del complemento, Independiente amagó con un asedio hacia el arco de Torrico que no fue tal. Porque en la primera que tuvo San Lorenzo, facturó. Tras una buena combinación por la izquierda que terminó en un centro de Pittón, primero pifió Gaich y luego le entró Óscar Romero abajo para romper la resistencia de Campaña para igualar las acciones.

Los minutos posteriores fueron los mejores del equipo. Mientras los de Berón estaban aturdidos por el empate y la presión de su gente, los de Monarriz contaron con dos posibilidades inmejorables para dar vuelta la historia. Pero, claro, no estuvo fino: Ángel Romero no pudo en un mano a mano con Campaña y después Coloccini la agarró de volea para darle de lleno al travesaño.

Cuando parecía que San Lorenzo tenía todo controlado llegó el penal de Arias por una clara mano que Silvio Romero cambió por gol y ahí se complicó todo. Porque tuvo más tiempo la pelota, pero las posibilidades más claras fueron para el local. Monarriz apostó por Blandi en lugar de Gaich, luego con un doble 9 junto a Alexander Díaz (salió Vergini) y hasta con Barrios por Óscar que, salvo por el gol, volvió a tener una pobre actuación.

Y no hubo caso. Porque no generó, no gravitó en ningún momento y hasta se puso nervioso: la imagen del final de Coloccini expulsado, con impotencia, refleja un momento inimaginado en el arranque del semestre. ¿Cómo se recompone San Lorenzo de este momento?

Publicidad
Publicidad
Publicidad