- Anuncio-

De no creer: un gran San Lorenzo perdió sobre la hora con Fortaleza

El partido de San Lorenzo tuvo los contrastes inesperados. Tuvo plan A, un plan B y hasta un plan C, y así y todo en algún momento parecía estar mucho más cerca de ganar que de perder. Demostró que, más allá de las ausencias importantes, el equipo siempre deja la piel y no se resigna ante la adversidad. Pero no hubo recompensa para tanto esfuerzo porque un penal (evitable) en tiempo adicionado lo dejó con las manos vacías. Ahora, aunque se esperaba, está obligado a ganar los últimos dos partidos del grupo para seguir con aspiraciones en la Copa Sudamericana.

- Anuncio -

El partido arrancó con mucha dinámica e intensidad y a buen ritmo. En los minutos iniciales, el Ciclón se acomodó mejor en el campo de juego, a tal punto que exigió a Joao Ricardo con un zurdazo de Adam Bareiro cuando apenas iban 14 segundos y también inquietó a los 4′ con un centro peligroso de Gonzalo Luján que no llegó a conectar Nicolás Blandi en el primer palo y Malcom Braida lo hizo exigido en el segundo. Pero Fortaleza no se amedrentó, y reaccionó.

El local había emparejado el trámite y encontró la ventaja en una jugada desafortunada, en la que Gonzalo Luján quiso despejar y la terminó metiendo en propia puerta. Pero San Lorenzo, que no merecía remarla de atrás, llegó al empate rápido con un golazo de Gonzalo Maroni. Tras un centro de Elías, el enganche la agarró de volea y venció la resistencia de Ricardo. Con el 1-1, el equipo de Insúa parecía revitalizado, pero llegó el nuevo golpe.

- Anuncio -

Luego de una buena combinación en la banda izquierda, el sector más flojo de la defensa entre la espalda de Braida y Gastón Campi, Silvio Romero conectó el centro de Tomás Pochettino para volver a sacar ventaja. El partido después se hizo de ida y vuelta, y aunque no había situaciones claras de gol se hizo entretenido. A San Lorenzo, eso sí, le quedó lamentarse nomás por la última de la primera mitad que falló Blandi, que ganó la posición en el área pero definió afuera. Cerquita.

- Anuncio -

Para el complemento Insúa movió piezas: entraron Andrés Vombergar e Iván Leguizamón por Blandi y Francisco Perruzzi. Y el plan le salió a la perfección. El equipo se empezó a animar a manejar la pelota y merodeó el área rival hasta que consiguió el premio en una jugada en la que se invirtieron los roles. Porque La Bomba mandó un centro y el que arremetió en el segundo palo fue Maroni para marcar de cabeza el segundo de su cuenta personal.

- Anuncio -

El trámite siguió con un buen funcionamiento en líneas generales. En eso de pelear cada pelota a San Lorenzo no lo van a superar. Es cierto que en el final retrocedió, que Fortaleza fue el que dominó y que hasta supo sufrir algún que otro sofocón. Pero cuando nadie lo imaginaba, con el tiempo cumplido, un penal por una mano evitable de La Roca Sánchez lo dejó con las manos vacías: Pikachu la tiró a la derecha de Batalla y partido liquidado a pesar que en la última Ricardo le sacó un cabezazo a Vombergar que pudo significar el empate. Una pena para un buen Ciclón…

Temas en esta nota:
Compartir este artículo
- Anuncio -

Comentarios