Connect with us

Actualidad

«Lo estaba sufriendo»

Monarriz contó que la pasó mal en su última etapa como DT de la Primera, aunque aseguró que personalmente fue una «experiencia extraordinaria». Además, agradeció el apoyo de la dirigencia.

Publicado

on

san lorenzo monarriz
Foto: Getty

Diego Monarriz fue contratado por San Lorenzo a mediados del 2018 para hacerse cargo de la Reserva. Sin embargo, como las cosas en Primera no funcionaron, fue la rueda de auxilio en tres momentos distintos: dirigió al plantel profesional luego de las salidas de Biaggio, Almirón y Pizzi. Tras la partida del DT campeón del 2013, terminó su ciclo tras diez compromisos, de los que ganó cuatro, empató dos y cayó en los cuatro restantes.

«Mi experiencia fue extraordinaria y con muchas presiones íntimas. Siempre tuve el apoyo del club, la Comisión Directiva y los futbolistas. Tanto Tinelli como Lammens me ratificaron que era el DT y estaban convencidos de mi rol. Pero nunca tuve dudas de que lo mío iba a ser tomado como un interinato ante la gente«, comentó en diálogo con Club Octubre.

Luego del partido contra Racing, en el que San Lorenzo cayó en el Nuevo Gasómetro por 1-0, se terminó de oficializar su salida. «La institución me bancó a morir, pero llegó un momento que me dejó de hacer bien. Me pude haber quedado, pero lo estaba sufriendo porque se decían muchas cosas y preferí dar un paso al costado«, manifestó.

san lorenzo monarriz

Monarriz dejó el cargo oficialmente el 23 de febrero.

Más de esto, Monarriz se siente agradecido por el trato que tuvo la dirigencia con él: «Me dieron todo y me dejaron seguir perteneciendo manejando la Reserva. Me tocó un día estar un día con 35 mil personas y después empezar a dirigir en Paraná contra Patronato. Ahí se cortó el torneo. Pero hay cosas que nadie me las saca de la cabeza. A veces me levanto y pienso si estuve soñando».

Por último, fiel a su estilo, recordó la victoria contra River, que cortó una racha de 15 años sin victorias en Núñez: «Ese partido lo voy a recordar toda mi vida. Nos hicieron jugar adentro del área grande, merodearon pero en situaciones de partido salimos cinco a cinco, contando los dos penales para ellos. Y listo. Le ganamos al Muñeco, a Napoleón, al 9/12, a toda la fiesta… Terminó el partido y nos apagaron las luces. Un asco infernal tenían».

Publicidad
Publicidad
Publicidad